¿Qué nos depararía el sistema electoral si hubiera elecciones en junio?

Desde el pasado martes, tras la primera votación infructuosa de la investidura de Pedro Sánchez, la cuenta atrás de dos meses para la disolución de las Cortes Generales ha comenzado. Por lo tanto no se puede descartar que haya nuevas elecciones a finales de junio. En esta entrada voy a comentar qué nos pueden deparar las nuevas elecciones desde el punto de vista del sistema electoral.


En la entrada anterior se mostraba cómo fue el reparto de los diputados en las últimas elecciones generales, donde el PP y el PSOE tuvieron una buena relación de escaños por su número de votos, peor para Podemos y C’s, y pésima para IU (aka UP).

En el siguiente gráfico se muestra cómo ha sido la relación entre votos y escaños en el Congreso de los Diputados desde las elecciones democráticas de 1977.

relacion

La línea gris mostraría cuántos escaños corresponderían a un partido si se asignara un número de escaños —con decimales— exactamente proporcional a sus votos. Así los partidos de ámbito regional tienen un resultado bastante ajustado a esta línea, algunas veces con mejor relación y otras veces con peor relación.

Los resultados de los partidos de ámbito nacional —donde se han dibujado de distinto color los resultados de PSOE y PP (incluida UCD) cuando correspondían al primer o segundo partido más votado— con menos del 10% de los votos muestran una muy mala relación de escaños por votos. Hasta las últimas elecciones, había un gran hueco en el gráfico en el área que iba desde el 10% de los votos hasta casi el 30%, pero ahora se disponen algunos puntos intermedios —los últimos resultados de C’s, Podemos y PSOE— que sirven para completar la curva.

Aunque la relación no es unívoca y hay cierta variabilidad debido a la diferente distribución geográfica de los votos de los partidos, se observa claramente que solo a partir de que el partido tiene más del 20% de los votos, un partido de ámbito nacional empieza a tener una buena relación de escaños por votos.

Si se celebraran elecciones en junio, no es descabellado suponer que los resultados serán una pequeña variación de los escrutados el pasado diciembre. Utilizando una técnica similar a la del extrapolador de escaños, se pueden ver cuántos escaños obtendría un partido si cambiara algo su porcentaje de voto (¡un método perturbativo!), ajustando el resto de los votos de los partidos proporcionalmente para no cambiar su número total.

Hay que tener también en cuenta que el reparto de escaños entre circunscripciones se modificará ligeramente, pasando Valencia de tener quince diputados a dieciséis, mientras que León pierde uno, quedando en cuatro. Es curioso que el quinto escaño en León correspondió a C’s, mientras que el décimosexto en Valencia hubiera correspondido también a C’s.

Variando el resultado de los cuatro partidos más votados, resulta lo siguiente.

estimacion-2016

El círculo corresponde a los mismos votos que los obtenidos en las pasadas elecciones (El resultado de las elecciones generales fue: PP, 28,7% de voto válido y 123 escaños; PSOE, 22% y 90 escaños; Podemos, 20,7% y 69 escaños; y C’s, 13,9% y 40 escaños) y todos los gráficos tienen la misma diferencia de escala, por lo que las pendientes de las curvas son comparables.

El PP está en una zona de «confort», ya que aunque baje un poco en votos, no bajará excesivamente en escaños, mientras que si suben sus votos, su número de escaños se incrementará bastante. El PSOE está en una situación más complicada, ya que aunque su porcentaje de votos suba un poco (2%), no va a mejorar mucho su representación, mientras que si los baja, perderá bastantes más escaños. Podemos y C’s pueden subir —o bajar— un buen puñado de escaños como varíe su porcentaje de votos, aunque en el caso de Podemos si pasara del 22% otra vez vuelve a moderarse su pendiente y le volvería a costar más ganar escaños. Comparando la curva de Podemos y PSOE, parece indicar que para el mismo porcentaje de votos, Podemos obtendría unos diez escaños menos, por lo que Podemos debería sacar aproximadamente un 2% de votos más que el PSOE para sobrepasarle en escaños.

Una de las opciones que se están contemplando para las nuevas elecciones, es que Podemos e IU concurran juntos. Si lo hubieran hecho —usando la distribución de escaños por provincias de 2016—, Podemos+IU con el 24,3% de los votos hubieran obtenido 86 diputados, quince más de los que obtuvieron; el PP hubiera tenido 116 escaños, siete menos; el PSOE, 88 escaños, solo dos menos; y C’s, 35 escaños, cinco menos: prácticamente, Podemos+IU con PSOE hubieran alcanzado la mayoría absoluta y ahora estaríamos viendo a Pablo Iglesias reclamar ser el presidente del Gobierno. Se puede también calcular una gráfica como la anterior.

estimacion-2016-UP

Como diferencia con la anterior gráfica, se observa que ahora C’s tendría que aumentar bastante más sus votos para subir los mismos escaños que en la gráfica previa y que la diferencia de las curvas de PSOE y Podemos+IU es de aproximadamente diez escaños pero solo hasta el 22% de los votos, ya que luego baja bastante la diferencia.

Así, que vistas estas gráficas y salvo un cambio radical de la distribución de los votos, debe haber un cambio importante del porcentaje de los votos de los partidos para que haya un cambio significativo de la composición del Congreso. Además hay que tener en cuenta que lo que gane un partido lo perderá seguramente otro partido que podría se su compañero para un pacto de gobierno: PP-C’s o PSOE-Podemos-IU. Para que se pudieran formar gobiernos no tan complicados como hasta ahora se podrían dar estas opciones:

— C’s gana un 2% de votos del PSOE manteniéndose Podemos: posibilidad de pacto PP con C’s.

— PSOE y principalmente Podemos ganan un 4% de votos de C’s e IU, incluyendo la opción de coalición de Podemos e IU: posibilidad de pacto entre PSOE y Podemos.

— PSOE gana un 5% de votos a Podemos, C’s un 4% de votos al PP e IU se mantiene: posibilidad de pacto de PSOE con C’s.

Se ve también que el sorpasso de Podemos al PSOE es más fácil en votos que en escaños, que incluso aún con pacto de Podemos con IU no está asegurado.

Tras este panorama, a día de hoy que se vuelvan a celebrar elecciones no garantiza que el resultado sea cualitativamente muy diferente… o que sea previsible, por lo que los dirigentes de los partidos no deben de estar muy confiados ante la cita electoral. Así que sería razonable esperar que, según se acerque el final del plazo, se produzca un acuerdo.

Aunque, de vez en cuando, lo razonablemente esperado y la política de tronos dan lugar a bodas rojas.

6 opiniones en “¿Qué nos depararía el sistema electoral si hubiera elecciones en junio?”

  1. Hola Alfonso. Yo creo que, si se repiten elecciones, el PP sacaría los mismos votos pero los demás bajarían de manera que el PP obtendría más escaños a costa de los otros partidos pero con los mismos votos.

  2. Hola Jojo. Yo diría que normalmente los que votan a PP o PSOE son los que más se desaniman y los partidos tienen que convencerlos más: mira lo que pasa en las elecciones europeas. A mí me parece casi increíble el suelo que tiene un candidato como Rajoy y que en el partido no hagan nada para controlar los daños.

  3. Se desanimarán los del PSOE, porque yo creo que los del PP sí que votan bien (incluyendo los que lo hacen voluntariamente)… Ahora bien, me pregunto yo si el movimiento de Rivera le dará a Ciudadanos un plus para robar alguna décima al PP…

    Imagino, aunque ya es lugar común, que en 3 semanas empezarán los acontecimientos a moverse de nuevo…

  4. Te falta la posibilidad, que casi nadie ha comentado, de que Cs y PSOE se presenten juntos.

    Analicemos esto desde el punto de vista de la Teoría de Juegos. Supongamos que hay elecciones y que se presentan separados. Respondamos a estas 3 preguntas:

    -¿Qué perfil de votante votaría al PSOE sabiendo que va a intentar pactar con Cs?
    -¿Que perfil de votante votaría a Cs sabiendo que va a pactar con el PSOE?
    -¿Qué perfil de votante votaría a PSOE ó Cs por separado, sabiendo que van a pactar, pero no los votaría si fueran juntos? ¿Realmente habría alguno?

    Desde el punto de vista racional, y sabiendo que después van a pactar, lo más lógico sería que fueran en coalición. Serían todo ventajas:
    -) Aprovecharian la ley electoral en las provincias pequeñas
    -) El reparto es sencillo, sería poner los escaños en el mismo orden en el que se los habría asignado la Ley D’Hont por separado
    -) Se presentarían como la única opción capaz de gobernar. La opción más centrada. La opción más responsable. Esta opción es ganadora en unas segundas elecciones
    -) Mucha gente que no les votaría por separado, sí les votaría en coalición. Por la gobernabilidad. Por España.
    -) Sería la fuerza más votada. Con lo que el argumento poderoso del PP de “dejar gobernar a la fuerza más votada” quedaría invalidado
    -) El PSOE evitaría, de todas, todas, el sorpasso
    -) Probablemente tendrían mayoría absoluta en el senado

    Ahora, siguiendo con la Teoría de Juegos, imaginemos al PP imaginando este mismo escenario, contra la coalición centrada y contra el beso en la boca de Iglesias y Garzón. ¿Qué es mejor? ¿Ir a la oposicion con 123 diputados, siendo primera fuerza de la oposición o arriesgarse a bajar de 100 diputados?

    La posición táctica de PSOE y Cs, si consiguen mantenerla 2 meses, es ganadora. Por eso, el PP, al final, se abstendría para dejar gobernar a Sánchez o al socialista que sea. A este respecto, Cs dijo que el presidente de la mesa del congreso y el presidente del gobierno deberían ser de partidos diferentes. ¿Qué hacemos con Patxi López entonces?. ¡Uy! si ya fue Lehendakari investido por el PP. Ahí lo dejo.

    En la magna porra electoral quedé segundo. Espero resarcirme cuando dentro de 2 meses se dé esto que llevo diciendo desde mediados de febrero.

  5. pjakomako,

    Lo de la unión de PSOE con C’s sí que sería una opción atrevida que dejaría descolocados a todos…y a mí el primero.

    Como indicas, claramente podría tener muchas ventajas a ambos, pero yo políticamente no lo veo, para nada.

    Sobre lo de segundo en la porra…¡pero si no se ha publicado el recuento oficialmente! Un segundo puesto es memorable tal como de impredecible estuvo todo hasta el final.

Comentarios cerrados.